11 mar. 2018

La intoxicación por monóxido de carbono es totalmente prevenible.


El monóxido de carbono se encuentra en los gases producidos por calderas, vehículos, generadores, cocinas, linternas, estufas de gas, o carbón o madera encendidos. El monóxido de carbono de esas fuentes puede acumularse en espacios cerrados o semicerrados. Las personas y los animales que estén en estos espacios pueden intoxicarse y morir al inhalar el CO.


Lo que debe hacer:
  • Haga que todos los años un técnico calificado le dé mantenimiento a su sistema de calefacción, calentador de agua y a cualquier otro aparato que funcione con gas, petróleo o carbón.
  • Instale en su casa un detector de monóxido de carbono que funcione con pilas o que tenga pilas de reserva y revíselas o cámbielas cuando cambie la hora del reloj en la primavera y el otoño.
  • Salga inmediatamente de su casa si suena la alarma del detector de monóxido de carbono y llame al 112. Busque atención médica inmediata si cree haberse intoxicado con monóxido de carbono y se siente mareado, aturdido o tiene náuseas.
  • No deje su auto o camioneta con el motor encendido dentro del garaje de su casa, aunque la puerta esté abierta.
  • No queme nada en una estufa ni en una chimenea que no tenga un tubo de escape al exterior.
  • No use hornos de gas para calentar su vivienda.
  • No use generadores, parrillas de carbón, estufas de campamento ni otros aparatos que funcionen con gasolina o carbón dentro de la casa, en el sótano, en el garaje o fuera de la casa a menos de 20 pies de las ventanas, puertas o salidas de aire.